El presidente de la Nación elogió al gobernador Herrera Auhad

Desde Posadas, el primer mandatario nacional aclaró que, en plena pandemia, su gobierno y el provincial trabajan codo a codo. Además, se comprometió a ayudar a custodiar la frontera con Brasil debido a la cantidad de casos que tiene el vecino país. Elogió la política de innovación educativa de Misiones, pidió que el Centro de Inimputables se convierta en un modelo para todo el país. Sobre el fin de la cuarentena, dijo que se prepara para discutir un nuevo diseño de país en el que incluyó un rediseño de la coparticipación que reciben las provincias.

Lee las últimas noticias del coronavirus haciendo click aquí

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, realizó su primera visita oficial a Misiones desde que asumió el cargo el 10 de diciembre del año pasado y aprovechó para destacar el trabajo en conjunto que viene realizando su administración junto al gobierno provincial en la lucha contra el coronavirus. Fernández arribó a la provincia minutos después de las 18, proveniente de Formosa, provincia donde estuvo desde el mediodía en visita oficial, acompañado por la Primera Dama, Fabiola Yañes y los ministros del Interior, Wado de Pedro; de Obras Públicas, Gabriel Katópodis; de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Tras ser recibido por el gobernador Oscar Herrera Ahuad en el aeropuerto General San Martín, de Posadas, la comitiva se dirigió hasta el Centro del Conocimiento, donde un grupo de productores de la provincia los esperó con parte de la producción de sus chacras y tuvieron un breve contacto. Luego se trasladaron hasta la sede del Centro de Inimputables, lugar recientemente inaugurado por la provincia, donde se albergarán hasta 100 detenidos en esa condición. Posteriormente el mandatario pidió a los demás estados provinciales que tomen como modelo el lugar.

El presidente Fernández y el gobernador Herrera Ahuad con productores de alimentos.

Minutos más tarde la comitiva se dirigió a la Residencia del gobernador de Misiones en donde se desarrolló una conferencia de prensa. En la mesa principal se sentaron, además de Fernández y Herrera Ahuad, el conductor del Frente Renovador de la Concordia y presidente de la Cámara de Representantes de Misiones, Carlos Rovira y los ministros Katópodis, Bielsa y De Pedro.

Pandemia

El presidente Fernández elogió al gobernador Oscar Herrera Ahuad por su manera de encarar los problemas que surgieron a raíz de la cuarentena, entre ellos el de la frontera con Brasil, país más afectado por el virus Covid-19, que comparte límites con la provincia. “Desde el primer día es preocupación del gobernador ese tema y desde el primer día me viene planteando los cuidados en las zonas fronterizas. Fuimos trabajando para mejorar los controles, la verdad esa ha sido siempre una preocupación nuestra. La tranquilidad que tienen que tener todos los misioneros es que tienen un gobernador que está muy atento al seguimiento de los casos que pueden aparecer en la provincia y la segunda tranquilidad es que estamos trabajando codo a codo con el gobierno provincial. Celebro la firmeza y la rigidez del gobernador a la hora de cuidar la vida de los misioneros, lo hizo con muchísima responsabilidad”, destacó.

Al presidente Alberto Fernández le tomaron la temperatura.

Fernández reconoció que Misiones padece un problema en sus fronteras con Brasil y recordó que por la histórica bajante del río Uruguay, en algunos pasos clandestinos se puede llegar de una orilla a otra prácticamente caminando. “Es un problema que nosotros tenemos en radar, sabemos que es un problema que hay en Misiones, el problema fronterizo, máxime teniendo en cuenta las peculiaridades del contagio en Brasil. Creo que estamos actuando responsablemente todos, ayudando a la provincia para que este riesgo se minimice, pero creo que hace muy bien el gobernador en no dormirse y en estar muy atento al movimiento fronterizo porque ya lo sabemos, el virus llegó acá de gente que viajó al exterior y acá empezó el contagio local. Todos los cuidados que podamos tener sobre las fronteras son necesarios”, afirmó.

Coparticipación

En otro tramo de la conferencia, el presidente Fernández reconoció que la provincia planteó la necesidad de recibir un fondo compensador por la poca coparticipación que recibe de parte del gobierno central y recordó que se trata de un planteo que viene desde años anteriores, cuando el propio Rovira le habló sobre el desequlibrio que sufre la provincia. “Hoy en la Argentina tenemos un problema económico muy serio a nivel nacional y a nivel fiscal. Puntualmente porque nosotros hemos auxiliado a toda la Argentina. A las provincias les hemos destinado 120 mil millones de pesos, 60 mil millones en Aportes del Tesoro Nacional (ATN), 60 mil millones en créditos muy blandos para que puedan ir sorteando problemas coyunturales que en todas las provincias existen, producto de una economía que se frena y una recaudación que consecuentemente baja”, analizó.

En ese sentido, Fernández recordó que desde el gobierno nacional se lanzaron muchos programas se asistencia, en medio de la cuarentena. “Acá (en Misiones) 3816 empresas recibieron el Aporte al Trabajo y la Producción (ATP) y 40 mil trabajadores se vieron beneficiados con aportes que dio el Estado nacional, esto solo en Misiones. En todo el país fueron más o menos 2 millones y medio de trabajadores y en total 250 mil pymes y 141 empresas grandes, de más de 800 empleados. Nosotros estamos muy atentos a las necesidades de las provincias, porque lo necesitan, porque en las provincias viven argentinos y necesitan del auxilio del Estado nacional y vamos a seguir dándolo. Así como hizo un planteo Misiones hay un planteo hecho por todas las provincias, cada uno con su argumento y todos son válidos”, argumentó.

Para Fernández, la pandemia es representa una buena oportunidad para replantear el modelo de país a futuro y mencionó las cuestiones, que a su criterio, quedaron al desnudo por la crisis del Covid-19. “El país que conocíamos entró en una verdadera crisis, dejó al descubierto sus peores debilidades, por no decir miserias. El país una mañana descubrió que había 10 millones de argentinos que no tenía registrados, que fueron los que cobraron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Todas esas cosas deben hacernos pensar cuánto tiempo más resiste una Argentina con semejante desigualdad y si hay un lugar donde la desigualdad se marca es el Norte argentino, históricamente abandonado, inexplicablemente abandonado porque acá en el Norte se produje mucha riqueza”, analizó y se comprometió a ayudar tanto a Misiones como a las demás provincias.

“El Estado se ha hecho cargo de casi 2 puntos del PBI en auxilios complementarios de asistencia a los argentinos, era necesario hacerlo. Creo que puede ser una buena oportunidad para que el día después comencemos a construir otra Argentina, porque la que quedó al descubierto frente a nosotros, con la pandemia, es una Argentina llena de injusticia. Y nadie se siente en paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *